Servicios de Mediación Vecinal, de la Propiedad Horizontal y Comunitaria
Areas Profesionales de Mediación
Alternativas Legales
Dirección y Teléfonos
Home ¿Qué es Mediación? Nuestro Despacho Enviar email
 

SERVICIOS DE MEDIACIÓN VECINAL, DE LA PROPIEDAD HORIZONTAL Y COMUNITARIA

La Mediación Vecinal consiste en la gestión de conflictos surgidos entre las personas pertenecientes a una comunidad de propietarios. Las tradicionales derramas y cuotas, humos y malos olores, obras, permisos, zonas comunes, ascensores, jardines, mascotas, etc; son el día a día de la convivencia vecinal.
La intervención de un Mediador experto en la materia, neutral e imparcial favorecerá el diálogo entre las partes en conflicto, trabajando para llegar a un acuerdo que satisfaga los intereses de todas las partes.

EL CONFLICTO RELACIONADO CON LA PROPIEDAD HORIZONTAL La propiedad horizontal, regulada por Ley 49/1960, de 21 de julio (con importantes modificaciones posteriores, la última de junio de 2013), es un tipo de propiedad especial, en virtud de la cual, en un mismo edificio, y siempre que sus características físicas lo permitan, existen diferentes propietarios que ostentan, por un lado, un derecho exclusivo, al modo de la propiedad individual, sobre aquellas partes del inmueble debidamente delimitadas y susceptibles de uso privativo; y por otro, un derecho similar al de copropiedad, respecto a elementos comunes que pertenecen en su conjunto a todos los propietarios del inmueble .

La propiedad horizontal es terreno abonado para el conflicto. Es más, existen comunidades de propietarios bastante crispadas por una convivencia de largos años que no ha hecho sino empeorar con el paso del tiempo. Conocidos son los problemas relativos al ruido, las obras no consentidas, los retrasos e incumplimientos en el pago de las cuotas, etc., que suelen llegar con frecuencia a los juzgados, y es en este contexto en el que la nueva figura de la mediación podría emerger como una solución más barata, más rápida y más eficaz. Los primeros pasos ya se están dando, y así el Colegio de Ingenieros Industriales de Alicante ha creado una institución de mediación que fue presentada a los medios de comunicación en febrero de 20.146; según declaraciones del presidente del Consejo General de Ingeniería Técnica, se calcula que cada año se producen en España 300.000 conflictos en que un 40% se podría resolver con la mediación, evitando ir a los Tribunales.

Entendiendo el conflicto como un proceso donde se da una progresión, lo entendemos por las siguientes fases,
Primero, el conflicto nace en un estado de desequilibrio, las personas tienen bajo nivel de conciencia sobre su existencia. Se hablaría de conflictos latentes.

Medida planteada: la Educación, sobre todo, para dar consciencia de las desigualdades y fomentar el equilibrio.
En una segunda fase, el conflicto va un paso más allá, se dan situaciones de confrontación caracterizadas por la inestabilidad. En estos momentos existe consciencia de que hay un problema. El conflicto es manifiesto.

Medida planteada: la Confrontación, estrategia que consiste en sacar a la luz los mecanismos de las partes para resolver el conflicto.

En la tercera fase, si las partes no se reconocen, el conflicto escalará, aumentando su intensidad, pudiendo llegar a un “punto muerto” en el que o bien se toman fuerzas para seguir escalando, en cuyo caso se llegaría a manifestaciones violentas, o bien, surgen visos de cooperación (punto de madurez) y comienza la desescalada del conflicto, en cuyo caso, lo primero que tendría que darse es el mutuo reconocimiento de las partes para que pueda evolucionar el conflicto hacia mecanismos no violentos.

Medida planteada: la Negociación, en el caso de auto gestión del conflicto, y/o la Mediación y la Conciliación en el caso de apoyo profesional.

Por último, se llegaría a una situación en la que se ha posibilitado la reestructuración de las relaciones, el equilibrio de las partes. Se estaría en un estado de Paz Sostenible.

Se propone una definición propia del concepto mediación del que se irán analizando los elementos significativos para su desarrollo en el Trabajo Profesional.

Se entiende la mediación como un proceso para analizar, gestionar, transformar y solucionar conflictos que se basa en reconocer la autonomía y autodeterminación de las personas, dado que de manera voluntaria solicitan tal proceso (o acceden a participar en él) y se hacen responsables de su parte en el mismo. Por lo tanto, el proceso requiere establecer relaciones de igualdad para, de manera cooperativa y colaborativa, analizar la situación que genera conflicto por medio de la comunicación.

El proceso estará guiado por un/a profesional con la formación adecuada para ello, que deberá encargarse de mantener el equilibrio entre las partes sin tomar parte por ninguna de ellas y de que se traten en la mesa de mediación todos los aspectos que pueden influir en la situación objeto, teniendo presente la importancia de prevenir conflictos futuros o favoreciendo el acuerdo entre las partes de los mecanismos que utilizarán para resolverlos. Todo ello de manera respetuosa y confidencial. Este proceso puede establecer nuevas relaciones entre los participantes, genera aprendizaje y aporta la visión de que el conflicto puede ser constructivo. La mediación, establece además, la base para concebir la convivencia desde la perspectiva de la cultura de paz, convirtiéndose en una actitud cultural.
Los conceptos clave que se señalan son los siguientes:

Gestionar, transformar y solucionar: El uso del concepto adecuado es un debate abierto. Se analiza y plantea que si se habla de resolución, puede indicar eliminación del conflicto. Si se utiliza el término gestión, puede implicar querer controlarlos. Transformación es el término que alude a la construcción participada de oportunidades.

Autonomía y autodeterminación: Se plantea que el proceso que conduce a la autonomía (autoconfianza, autosuficiencia, autoestima y la capacidad para actuar en los propios intereses) se construye sobre la participación en una tarea colectiva, y la mediación es una tarea colectiva y participativa.

Manera cooperativa y colaborativa: La cooperación en mediación parte de que cada parte se responsabilice y muestre respeto hacia las otras para que a partir de ahí se pueda abrir el conflicto y disponer de diferentes posibilidades de acción.

Comunicación: La Mediación posibilita romper los relatos de las partes para construir uno común, una realidad compartida.

Equilibrio: Si el desequilibrio entre las partes es muy grande no se puede plantear un proceso de mediación porque tiene que haber un mínimo reconocimiento del otro/a. Se observa que “la importancia de equilibrar el poder está basado en el valor de mantener o hacer que el juego sea justo”.

Sin tomar parte: No tomar parte puede entenderse como neutralidad, pero a veces se habla de imparcialidad del mediador, que debe ser percibida por las partes para conseguir la confianza necesaria en la persona mediadora y en el proceso de mediación. Ya que aporta el término de neutralidad, involucración y neutralidad a la vez.
Prevenir: La prevención es importante en la medida que propone no actuar siempre de manera reactiva ante los conflictos. Desarrolla la parte proactiva de la mediación. Información y formación se consideran la base de la intervención preventiva.

Acuerdo: Hay diferentes opiniones sobre lo necesario o no que es el acuerdo en mediación. Algunos autores consideran el acuerdo una finalidad propia del proceso sin el cual no se podría considerar exitosa la mediación. Otros plantean que sea secundario y que tome relevancia en el proceso de mediación la comunicación y la transformación de realidades. Lo cierto es que cuando se toman decisiones por uno/a misma el nivel de compromiso es mayor y a veces, puede ayudar en esto la firma de acuerdos que al fin y al cabo, recogen el proceso realizado y por tanto, reconocen la implicación de las partes.

Cultura de paz: Como se observa en la propuesta de definición, se plantea entender la mediación dentro de un contexto más amplio que hace referencia a la Cultura de Paz.
En nuestro despacho velamos para las buenas praxis y el alcance de soluciones amistosas alternativas; buscadas por personas y para personas.

Para todo ello, nuestro despacho con distintos profesionales, estamos preparados jurídicamente y legalmente para atender a cualquier tipo de petición o conflicto relacionado con estas materias.
Atentamente, estamos a su entera disposición, para buscar conjuntamente soluciones o alternativas de vías amistosas a las carentes que puedan subsistir.

Nos podrá encontrar en presencial en Calle Pere Martel 14 Bajos, CP 07003 Palma de Mallorca, Islas Baleares (Se recomienda pedir cita previa con técnico profesional); vía correo electrónico que es juridico@alternativaslegales.es, o por vía telefónica al 971.244.249 (3 líneas)  y en urgencias al teléfono 635.028.778 y 600.507.988.

Primera consulta; siempre es gratuita.

Trabajamos en toda  España.

Trabajamos de Turno de Oficio, si le es reconocido por  (CMICAMALAGA); y se lo tramitamos nosotros de forma gratuita.

Trabajamos con servicios de pagos aplazados, por las personas que no tengan reconocido el derecho a justicia gratuita.

Intentamos ser amables y serviciales con los trabajos profesionales que desarrollamos, ya que intentamos ser amistosos; ya que forma parte de nuestra profesión y política interna del despacho.